Diseño y venta de equipamiento para el caballo y el jinete

Cabezones

Rienda con mosquetón

Rienda con mosquetón

4 variantes
Mostrar todo | Pedido
Cabezón Académico

Cabezón Académico

Cadena en el interior de la muserola, ligeramente más gruesa y ahogadero deslizante.
2 variantes
Mostrar todo | Pedido
Cabezón con cadena

Cabezón con cadena

2 variantes
Mostrar todo | Pedido
Semi-cabezón

Semi-cabezón

21 variantes
Mostrar todo | Pedido
Cabezón sólido

Cabezón sólido

2 variantes
Mostrar todo | Pedido
Cabezón piel pura, sin acero

Cabezón piel pura, sin acero

Pedido
Ramal de dar cuerda

Ramal de dar cuerda

Negro, 16 mm de ancho y 550 cm de longitud.
Pedido
Muserola de cabezón en acero.

Muserola de cabezón en acero.

10 variantes
Mostrar todo | Pedido

Acerca de los cabezones

Además de para el trabajo a la cuerda, los cabezones pueden ser usados para montar de la misma forma que un filete o un sidepull. También se puede combinar con un filete y con un bocado.

El cabezón se puede emplear para parar al caballo, flexionarlo, guiarlo, pedirle elevación... Básicamente tiene la misma función que un filete. Algunos caballos trabajan mejor con un cabezón, otros con un filete. Para caballos "duros de boca" un cabezón es una buena forma de conseguir que el caballo vuelva a confiar en las manos del jinete.

Los cabezones pueden tener la muserola de cadena, de pieza metálica sólida o simplemente de cuero. Mi experiencia es que una muserola sólida da mejores resultados, ya que es más robusta y aunque pueda moverse ligeramente a los lados se mantiene en su sitio y hace realmente la función que tiene que hacer.

La severidad del cabezón depende de:
• la anchura de la muserola
• la forma del metal empleado en la muserola
• el grosor del acolchado

A menor superficie de contacto, mayor severidad del cabezón. Es mucho más sencillo suavizar uno severo añadiéndole un protector acolchado que añadir dureza.

El cabezón debería quedar colocado de tal forma que se tendría que poder levantar 1-2 cm por encima del puente de la nariz del caballo. No debe quedar muy ajustado. Los cabezones no necesariamente tienen que seguir la forma de la nariz del caballo, tiene qeu descansar en los "bordes" del puente nasal y ajustarse de tal forma que quepa un dedo entre el cabezón y la mejilla.

Los cabezones con muserola sólida se pueden amoldar para que ajusten mejor al caballo, es fácil para un herrero.

Cuando se monta con cabezón y filete hay que colocar el cabezón lo suficientemente alto como para evitar que éste pellizque las comisuras de los labios del caballo con el filete. Los semicabezones se pueden colocar como una muserola inglesa normal, por dentro de los montantes del filete.

Debido a que las anillas del cabezón quedan colocadas en una posición más adelantada en la cabeza del caballo es posible que se necesite una rienda más larga que con filete o bocado.