Diseño y venta de equipamiento para el caballo y el jinete

Bocados

Piezas de embocadura
13 variantes

Piezas de embocadura

Mostrar todo | Pedido
Bocado académico

Bocado académico

12 variantes
Mostrar todo | Pedido
Bocado portugués

Bocado portugués

The bits can some times be brownish.Un bocado tradicional de inspiración portuguesa. Este boc...
2 variantes
Mostrar todo | Pedido
cadenilla

cadenilla

La cadenilla barbada Académica es una bonita cadenilla basada en antiguos modelos suecos. Las...
5 variantes
Mostrar todo | Pedido
Friendly Bit Bocado Goyoaga Kimblewick

Friendly Bit Bocado Goyoaga Kimblewick

2 variantes
Mostrar todo | Pedido
Bocado  Weymouth

Bocado Weymouth

Bocado de doma con camas de 8 cm de longitud. El portamozo va doblado hacia afuera para minimizar el...
6 variantes
Mostrar todo | Pedido
Friendly bit Pelham

Friendly bit Pelham

Unbroken with port
Pedido
Bocado de cama curva

Bocado de cama curva

Mi propio diseño, basado en bocados tradicionales. La cama es corta, curvada hacia atrá...
6 variantes
Mostrar todo | Pedido
Alta Escuela

Alta Escuela

Bocado tradicional. En un antiguo libro de guarnicionería inglesa de principios del s. XX se ...
15 variantes
Mostrar todo | Pedido

Selección del bocado

No hay razón para perderse buscando bocados muy diferentes con el objetivo de mejorar la monta. Ciertamente hay múltiples variantes y puede parecer abrumador, pero con unas cuantas reglas simples podemos llegar a dar con el adecuado para el caballo.

¿Dónde comenzar?

Si no está seguro lo mejor es consultar con su entrenador o alguien de confianza que conozca. Lo que hay en este artículo son consejos generales, que no pueden garantizar un resultado óptimo.

Como bocado inicial generalmente recomiendo un portugués. Suele funcionar bastante bien en la mayoría de los caballos y puede ser usado como pieza única con una o dos riendas o combinado con un filete como doble embocadura.

Observando la reacción del caballo con esta embocadura como punto inicial podemos determinar si es necesario probar otros tipos de embocadura.
•Desveno

La mayoría de los caballos aceptan bien un desveno bajo. Sin embargo algunos, partiularmente aquellos con lengua grande, pueden sentir que un desveno bajo aplica demasiada presión sobre la lengua. Con estos caballos un desveno mayor puede ser beneficioso pero hay que asegurarse de que la cadenilla barbada está bien ajustada; una cadenilla suelta que permita al bocado rotar hasta colocarse a 45º o más con respecto a la mandíbula podría contactar con el paladar. Si nota que el caballo se muestra ansioso, reacio a trabajar o con molestias en la boca (gestos de masticación excesivos, por ejemplo), o pasa la lengua por encima del bocado, pruebe con un desveno mayor. Es importante tener en cuenta que no hay muchos caballos que vayan cómodos con un bocado sin desveno.

Portamozo

Cuando se monta con doble embocadura (filete + bocado) el portamozo puede ser corto, de tal modo que la cadenilla barbada y el filete no coinciden en la comisura de la boca. Cuando monte únicamente con bocado recomiendo un portamozo más largo debido a que no habrá riesgo de que la comisura de la boca se pellizque entre la cadenilla y el filete. He visto muchos caballos con rozaduras en las comisuras. Si el portamozo presiona en la apófisis cigomática (carrillo) se puede solucionar fácilmente doblando la pieza ligeramente hacia el exterior.

Cama

La diferencia de longitud entre el portamozo y la cama es la que determina la severidad del bocado. Si la diferencia es grande el bocado será fuerte. Al mismo tiempo una cama larga deja a la mano del jinete más libertad de movimiento, puesto que tendrá que hacer más recorrido en el movimiento de la rienda para que ésta afecte a la embocadura, pero también deja al caballo menos margen para el movimiento de la cabeza y es por ello más exigente. 

En líneas generales, un caballo inexperto debería llevar camas cortas, y las largas deberían reservarse para caballos experimentados.

Hay que tener en cuenta que si aplicamos presión constante puede ser molesto y hasta doloroso para el caballo aun siendo de cama corta.

Curva S

Aparte de la longitud y el ángulo (balance), la forma de las camas y portamozos no afecta al efecto del bocado. Es únicamente una cuestión estética.
•Longitud de la embocadura

La embocadura debería quedar ajustada en ambas comisuras labiales. No debería poder deslizarse de lado a lado. Si el portamozo contacta con las mejillas o con la apófisis cigomática (frecuente en caballos de cabeza corta) se solventa fácilmente doblando hacia fuera la pieza en los bocados de hierro y de latón. En los de acero inoxidable puede resultar lago más complicado debido a la dureza del material.

Materiales

No he percibido grandes diferencias debidas al material en cuanto a la aceptación por parte del caballo se refiere. Dejemos que la estética prevalezca en ese sentido. Los bocados negros tienden a oxidarse si se guardan en ambientes húmedos y no se los cuida. Deberían ser limpiados con bayeta (no lavados) y aplicar una capa de aceite vegetal apra reducir el riesgo de oxidación. También se puedend ejar oxidar para conseguir un bonito efecto. El caballo seguirá aceptándolo siempre y cuando las sueprficies en contacto con el animal se mantengan suaves. Para suavizar las superficies oxidadas se puede emplear una nana de acero.

Todos los bocados negros pueden tener cierto tinte castaño.

El latón es un metal más dúctil y puede doblarse, por lo que debe ser manejado con suavidad y no usarse si montamos usando las manos de forma agresiva.
•Flexibilidad

Un bocado rígido funciona bastante bien con la mayoría de los caballos,  y si las camas y portamozos pueden abrirse como en los bocados portugueses no hay mcuha diferencia. También hay bocados en los que las camas pueden moverse aisladamente cuando sólo una de ellas es accionada, son los llamados bocados de corrección en el mundo western, con ellos para el caballo es difícil mantener un buen contacto con la mano del jinete y deberían ser evitados.

Balance

Si sostiene un bocado de forma que la pieza de la embocadura descansa en su mano y deja las camas colgar libres podrá observar si éstas cuelgan verticales o si por el contrario el bocado se inclina hacia delante o hacia atrás. Por norma general los caballos van mejor con un bocado que se incline hacia atrás. Los caballos que van detrás de la mano (cabeza muy baja y pegada al pecho) suelen ir mejor con bocados cuyas camas se inclinen hacia delante y los portamozos hacia atrás; el bocado académico y el renacentista son de ese tipo.

Este test debería hacerse sin cadenilla barbada.